Perfección dentro de la Imperfección.

Evanescente e incompleta, desgastada, llena de carácter, rica en historia: el tipo de belleza que ve el curso natural de la vida como el epítome del encanto y el valor. Los japoneses lo llaman Wabi-Sabi, es algo que va más allá del arte en si mismo. Es una forma de vida filosófica y espiritual que ve la belleza de la imperfección y la convierte en el núcleo de la estética.

En nuestra cultura moderna y occidental el objetivo es la perfección, a través de hacer más, reinventar todo y ser el mejor. Conseguir esas metas suele ser un viaje agotador, donde no hay cabida para Wabi-Sabi. El camino del Wabi-Sabi nos lleva suavemente por la vida, viéndola a ella y a nosotros mismos con perspectiva y con autenticidad sobre la perfección.

Donde encontramos inspiración en el tiempo gastado...


Gracia en los ancianos...



Reverencia por lo imperfecto...


“Wabi es la belleza que brota de la energía creativa que fluye en todas las cosas, animadas o no. Es una belleza que, como la naturaleza misma, puede aparecer con oscuridad y luz, tristeza y alegría, áspera y suave ”. Makoto Ueda


Sus primeros orígenes provienen del antiguo budismo zen chino y el taoísmo, pero comenzó a dar forma a la cultura japonesa en el siglo XV cuando el oro adornado, el jade y la porcelana que se usaban típicamente en las ceremonias del té fueron reemplazados por modestos utensilios de arcilla y madera. A partir de ese momento, abandonaron las expectativas quisquillosas para frenar y aquietar la mente lo suficiente como para apreciar la belleza apagada.

Wabi-Sabi nos susurra sobre nuestra transitoriedad y la de todo lo que nos rodea, se vale de lo evidente para que nos percatemos que nosotros y todo lo material estamos en proceso de retornar al polvo. Los ciclos naturales de crecimiento, desgaste y descomposición, se materializan en arrugas, bordes deshilachados, muescas, rasguños, manchas....Sintiendo en el alma el mensaje profundo que el tiempo escribe, en cada una de las facetas de la vida, abrazaremos la grandeza y la melancolía intrínseca en la trama de la vida.


Todo lo que podría considerarse un defecto o imperfección, es una clara y celebrable evidencia de que se ha vivido, de que una pieza, mueble, estancia o enser han dado su utilidad. Las grietas, hendiduras, pintura descascarada, bordes deshilachados dan testimonio de haber sido apreciados y amados.

El proceso natural de la edad o el deterioro por la intemperie no disminuyen el valor de algo, sino que solo enriquecen la belleza y la profundidad de un objeto, la brillantez de esta sabiduría es que celebra las imperfecciones en todos.

Encontrar la belleza en lo imperfecto es aceptarla, no como era o debería ser, sino como es . El proceso natural de la edad o el deterioro por la intemperie no disminuyen el valor de algo, sino que solo enriquecen la belleza y la profundidad de un objeto.


“… Desterrar la imperfección es destruir la expresión, frenar el esfuerzo, paralizar la vitalidad. Todas las cosas son literalmente mejores, más hermosas y más amadas por las imperfecciones que han sido divinamente señaladas, para que la ley de la vida humana sea el esfuerzo, y la ley del juicio humano, la misericordia ”. John Ruskin, Las piedras de Venecia


Somos participes de la vida, ya sea si la transitamos con indiferencia, rabia, dolor.... Y ya que inexorablemente estamos aquí, disfrutemos la fiesta, celebremos bebiendo y comiendo los manjares que representan los cambios, esas variables que proporcionan experiencia y solera a nuestra existencia.

Amemos nuestras irregularidades y aparentes defectos, esos que nos dan nuestra singularidad, y nos hacen especiales a los ojos ajenos. Acariciemos con los ojos las texturas de las hojas oxidadas en otoño, saboreemos la sal del aire oceánico, degustemos la tristeza de esos ojos llenos de lagrimas y abracemos a quien sufre, riamos con el que goza, besemos el horizonte que se apaga en un mar de llamaradas de nata y fresa, y experimentemos todo como si fuésemos a morir de amor .



.


22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo