No hay verdad absoluta.

Lo profano lo sagrado, la verdad y la mentira, lo real lo ilusorio... Todo estrechamente relacionado, y por su existencia dando vida al opuesto, por tanto no hay uno mejor que el otro, ni uno es más real que su reflejo. No hay entonces una verdad por la cual luchar, una postura que mantener, porque cada mente, cada Ser, tiene sus propias necesidades, sus propios demonios que dan vida a una realidad única y sin posibilidades de ser copiada o repetida, tratar de convencer a otro de que tu realidad es la verdadera, es una tarea frustrante y agotadora, es como trazarte una meta inalcanzable en la cual comprometer tu propia felicidad y equilibrio mental. Ya que cada uno de nosotros es un pequeño mundo dentro de el gran mundo, es la suma de la combinación genética que nos heredaron nuestros ancestros, con las experiencias que solo nosotros hemos tenido y que nadie más podrá tener, lo que da lugar a una manera de mirar el mundo que no se parece a ninguna otra. Entonces como convencer al otro de que lo que el ve o siente no es real, y lo que tú ves o sientes, si lo es ?



Toda supuesta verdad es relativa, cada persona al presenciar un evento o participar en él, tendrá sensaciones y percepciones propias, cada una podrá aportar opiniones diferentes, y si esas personas reviven el mismo evento, una y otra vez su experiencia será diferente, jamás podrán sentir las mismas emociones y tampoco tendrán las misma intensidad. Y si cada uno abriese su mente aceptando que cada otro tiene el derecho a expresar su opinión y tenemos que respetarla porque esa es "su verdad", porque proviene de su percepción única, entonces seriamos tolerantes, ya no sentiríamos la necesidad de luchar entre nosotros, ni de competir, seríamos realmente libres, no habría la necesidad de crear bandos. Pero a los grandes poderes esto no les conviene, así que se nos anima a ser parte de una igualdad, por eso existe la moda, las tendencias, las clases sociales, las religiones, los clanes, las asociaciones, es una forma de reglar a la sociedad, de imponer una falsa verdad que calme la necesidad innata del hombre de vivir conforme a su naturaleza salvaje, instintiva e intuitiva, igualarnos es domesticarnos.convertirnos en bestias de tiro. Se nos motiva a unirnos al grupo y creer en una realidad construida para el beneficio de los que controlan y dirigen el aparato productor, se nos anima a enfrentarnos de manera pasiva, desde las diferencias sutiles que se desprenden de pertenecer a un grupo o a otro, siempre que haya una postura que defender, habrá divisiones, las divisiones debilitan a unos y fortalecen a otros.


Cuando perdamos el miedo a vivir en consecuencia con nuestra verdad, seremos libres de los convencionalismos, desdeñaremos la competitividad, y las luchas diarias que erosionan nuestras relaciones con nuestros semejantes, no tan semejantes, aceptaremos con normalidad nuestras diferencias, porque estaremos conscientes de que son el producto natural de nuestras combinaciones únicas, no habrá manipuladores ni manipulados, porque la necesidad de convencer y defender una postura se diluirá con el milagroso solvente que representa la grandiosa sensación de que ¡ podemos Ser Quienes Somos !, y esto no ofenderá a nadie, y tampoco a nosotros nos ofenderá que ¡ los demás sean quienes Son! ...Entenderemos que nuestras diferencias verdaderas, producto de nuestras percepciones individuales que nos hacen únicos, pero no nos separan de los demás, y que las diferencias construidas desde afuera, artificialmente, esas que nos incitan a defender causas, status, posturas, son irreales y solo crean conflictos y desunión, porque no son diferencias naturales, son como un producto sintético introducido en nuestro organismo, que tarde a o temprano será rechazado produciéndonos grandes daños internos.


Tenemos que abrir nuestra mente y despertar aunque tengamos miedo, para ver que lo relativo es el camino medio, que no somos absolutos, y nada lo es.....






44 vistas

Calle San Bernardo, 42 - 1ª I

33201 Gijón, Asturias

Tel. 684607790

Email: info@ritualyvida.es

HORARIO COMERCIAL

Lunes a viernes: 11:00 a 20:30

Sábado: 12:00 a 18:00

Domingo: Cerrado

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Google+ Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon

​© 2018 by Ritual y vida