La promesa eterna.

Me gusta cuando todo se rompe y los pedazos se pierden en el oscuro y profundo futuro incierto,

porque entonces todo vuelve a nacer.


Escucho la pena cantarina en el alma, con risa de niño travieso, sus ojos dulces me miran, mi alma llora de felicidad.


La vida debe morir para volver a nacer, el nacimiento es la promesa de muerte, guirnalda que se marchita y florece , llanto y risa, perlas de un mismo collar, que adorna el cuello ahora tibio y terso, mañana inerte y ajado.


La promesa, broche que asoma en las entretelas de la vida y la muerte, uniendolas con su belleza, que asusta y alegra.




43 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Temblor