La Meditación

Meditar no es un acto misterioso y difícil, que solo unos cuantos pueden lograr llevar a cabo con éxito, no es tampoco algo propio de algunas culturas y otras no, la meditación es una capacidad que el ser humano posee y le ha acompañado desde siempre.

La meditación se define como una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de consciencia, ya sea para conseguir algún beneficio específico como reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado con ese contenido,​ o como un fin en sí misma.​

Cuando una persona se abstrae mirando el atardecer, o llevando a cabo una tarea que le complace, está meditando, su estancia en ese espacio de tiempo la vacía de toda preocupación o tristeza, porque su atención va más allá de lo cotidiano, se desprende de ella misma y se eleva como un globo, más allá de todo lo que le circunda.



Te darás cuenta de que estas meditando cuando sientas como si te diluyeses, y tu estado de ánimo sea relajado y sientas una dicha suave, casi imperceptible, el tiempo parecerá suspenderse y dejar de existir, transcurriendo sin más... Meditar es vital porque supone a la mente lo que el descanso al cuerpo, es esa visita al lugar donde no hay nada que hacer, solo Ser, es ese discurrir sin expectativas, por la senda del silencio, que nos permite retornar a la sensación de paz en el alma.

La capacidad de abstraernos es una herramienta potente, que nos trasladará de manera natural y sin esfuerzo al campo de la potencialidad pura, donde todo es posible, ese lugar en ninguna parte donde se da vida a los más profundos deseos que tenemos...


Hacer de la meditación una parte de nuestra vida, es una sabia decisión, porque ella es un sistema económico que nos produce un alto rendimiento en beneficios, nuestra salud mental y emocional se irá equilibrando y, colaborando con la mejora de nuestro estado físico sin duda alguna.

Además podemos llevarla a cabo, casi en cualquier sitio y circunstancia con un poco de constancia, y los resultados de una práctica tan sencilla valen la pena por tan poco esfuerzo, seremos como peces que de manera natural nadan por las insondables aguas del universo, nutriéndose de las innumerables maravillas que allí se encuentran, y aprovechando todas las ventajas que una mente en paz nos puede ofrecer....


Meditar es desarrollar aquello que hemos venido a hacer de manera natural, centrados y en armonía con los acontecimientos que nos rodean, y afectan, sin tanto drama... ¡ Es vivir con el sereno

alborozo de un ser confiado en su propio poder de cocreación !
























20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo