Ensoñación.


Este sueño inducido, jungla de estímulos falsos con olor a transgénico.

Ya no olemos tu cuerpo inmenso de verdes campos, ni sentimos tu sangre corriendo por cauces de piedra y limo. Por qué ya no llega a nuestras almas la mirada del animal cautivo, ni el aleteo emplumado de los pájaros del monte.


Dónde han sepultado estos picaros villanos disfrazados de Armani, la alegría simple de la desnudez tibia de nuestra piel.

La ensoñación sorda y vacía del marketing, devora nuestras mentes antaño ávidas de risas y caricias, el plástico nos asfixia con la promesa de una vida eterna y aséptica.


El Amor es apaleado, que viva el instagram efímero e inodoro, el meneo sin alma, las miradas esquivas, las risas sin pozo, los cuerpos desechables, los influencers y sus folowers ciegos con sus bastones de appel y ¡Phone....




El cuento de Blanca Nieves está de moda otra vez....


Xiomara Iglesias


77 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Temblor